El Salado y la planta Osvaldo Martínez

El Salado y la planta Osvaldo Martínez

Por Vidal Naveas Droguett

El Salado es una localidad que fue barrida por el aluvión del 25 de marzo de 2015. No quedó prácticamente nada de sus instalaciones ferroviarias, las que por años, junto a las fachadas de casas de latas y durmientes, fueron la delicia de los turistas, quienes en su paso por la angosta calle, con entrada y salida a la vez, tomaban admirados la foto de un auténtico pueblo minero. Y si hablamos de postales, la más famosa fue la dibujada por Rodulfo Amando Philippi en su paso por esta localidad en 1857.

Este centro minero fue descubierto y explotado por el minero Pedro Luján en 1835 y por ello el nombre de la calle principal lo recuerda. Como se lee, este lugar tiene una rica historia respecto a la minería. Por eso, allí solo se habla de minas, cerro y pampa, así como de vetas, veneros y alcances.

Lógicamente, sus habitantes se han visto enfrentados a los vaivenes naturales de la minería y la economía, en especial en el año 1887, cuando la labor del ferrocarril comenzó a decaer, por lo que sus dueños pensaron vendérselo a don Enrique Bunster, cuya intención era llevarlo a Collipulli. Sin embargo, los pueblos afectados de Chañaral y El Salado exigieron al Gobierno la compra del ferrocarril para el Fisco, acción que se materializó, a través de la ley del 20 de enero de 1888 y posteriormente su decreto del 5 de octubre de 1888, por un valor de $350.504.

De esa forma, al menos, El Salado pudo sobrevivir a medias, hasta la llegada de una planta de molienda y recuperación de minerales, implementada por la Caja de Crédito Minero, que hoy lleva el nombre de Osvaldo Martínez Carvajal. Esta planta inició sus actividades el 15 de julio de 1929, siendo la más antigua en operaciones mineras de Atacama. No obstante, poco se conoce la visión del dirigente industrial Osvaldo Martínez Carvajal, de quien apenas se habla y ni siquiera existe una foto, cuando ya lentamente nos acercamos al centenario de su creación. Por eso, aquí queremos recordar parte de su vida.

Don Osvaldo, hijo de Ricardo Martínez y Pastora Carvajal, nació en Santiago en 1886 y estudió en el Instituto de Humanidades de la capital. En su largo currículum minero figura su experiencia como ayudante de estadísticas en la Sociedad Nacional de Minería, donde comenzó su brillante trayectoria hasta acceder a la dirección general y vicepresidencia. Debido a su alta capacidad alcanzó los más diversos puestos relacionados a la minería.

A don Osvaldo, que falleció el 17 de julio de 1951, no se le ha rendido el homenaje merecido. Por tal razón, hemos decidido aportar con una semblanza en su memoria.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.