La Casa Maldini

La Casa Maldini

por Vidal Naveas Droguett

En la esquina de las calles Atacama y Rancagua está situada una de las joyas arquitectónicas más bellas de Copiapó, además de hermosa esta casa está bien cuidada, y hasta hace unos meses fue parte de la Universidad Santo Tomás, quienes contribuyeron a su buen estado, mientras la ocuparon.

Este palacete tiene una historia increíble – y para ello he fundamentado con fotos y una acuarela (ver abajo) – parte de su pasado. Decir primero que, su construcción muestra su fachada principal un cuadro simétrico.

El muro maestro, tiene un largo dos veces mayor que el alto. La planta, casi cuadrada, tiene una superficie de casi 176 metros cuadrados, con un corredor central que distribuye a sus cuatro habitaciones, esquema que se repite en el segundo piso. Tiene un zaguán que está desprendido de la fachada, con un techo a dos aguas apoyado en dos columnas de imitación dórica.

Está el edificio construido de paneles estructurales prefabricados. Resalta en su fachada las molduras prefabricadas de madera y metal. En su interior, los recintos son iluminados por la luz natural, merced de sus ventanales, los cuales levantan el nivel de la cubierta. Estamos en presencia de un edificio decimonónico que, imita estilos anteriores como el gótico o el barroco. Respecto de su historia, este edificio, en Caldera – junto a otro de similar estilo – colindaba con las chimeneas de las fundiciones de la Casa Livingstone y de la Casa de August Hemmenway a unos trescientos metros al sureste de donde hoy está el Club de Yates de Caldera. Una de ellas perteneció a don Germán de la Piedra y desapareció producto de un incendio en la década de 1920.

Sus ruinas – cuyas bases eran de piedra – eran conocidas como la “casa de piedra” en alusión a su antiguo dueño. Estas casas fueron trasladadas desde el puerto viejo, donde cumplían función de oficinas y habitación – una de ellas – de la poderosa Casa Livingstone y Cía y una filial de la Casa de Augusto Hemmenway. Livingstone y Hemmenway, tenían oficinas de compra de minerales en Carrizal y en la Boca del Río Copiapó.

Al iniciar sus actividades la Villa de la Caldera, estas casas fueron trasladadas en barco hacia el lugar indicado, donde la casa comercial compraba minerales de cobre y fundía.Después de finalizada la bonanza minera; la destrucción de las vías del ferrocarril; destrucción de hornos con el terremoto de 1922; sus dueños optaron por vender, fue así como una de ellas, la compró don Felipe Santiago Matta Goyenechea.

Los herederos del señor Matta, la vendieron en el año 1934 a don Luis Maldini Guggiana, quien la trasladó en tren hasta Copiapó. Armada la casa, el señor Maldini fundó su imperio comercial, en casi una cuadra de la calle Rancagua. En 1943 fue vendida la casa al ingeniero electricista de Barquito, don José Quiroga Morales, quien en el año 1952 la vendió a la familia Gallagher.

La señora Mercedes viuda de Gallagher, la vendió a la familia Moreno que tenía propiedades en el sector. En esta casa vivió toda su niñez el arquitecto Danilo Goic, de dilatada trayectoria junto su padre. Este palacete tiene la categoría de edificio histórico, mención dada por Sernatur en el año 1986. Por tanto entra en el Catastro Histórico Arquitectónico de Copiapó.

No está catalogado como Monumento Nacional. Solamente agradecer a sus dueños por mantenerla, y en buenas condiciones, suerte que no han tenido otras casas en nuestra ciudad.

Desde esta loma se puede apreciar las casas, las fundiciones y las piscinas para guardar los concentrados de cobre.

Acuarela pintada en el año 1848 por el pintor norteamericano Jhon Prendergast, en ella se puede apreciar dos casas y al costado izquierdo una fundición. Una de ellas, la de la derecha es la homenajeada.

Las casas. Una de ellas viajaría a Copiapó y la otra sucumbiría ante las flamas.

Parte de las fundiciones, mas una chimenea. Estas ruinas han sido comentadas como uno de los fuertes de Caldera.

Ruinas de los estanques para el concentrado de cobre.
Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *